Blog

El jardín de vidrio

El jardín de vidrio, Tatiana Țîbuleac. Editorial Impedimenta 2008. Os traigo una novela basada en la propia historia familiar de esta autora moldava que ha sido un descubrimiento. Después de …

Leer más

Navidades en tiempos de pandemia.

La niebla perene de esos días impedía que el Sol calentase las ventanas, y menos que la luz tenue de diciembre iluminara la estancia. Desde la habitación se escuchaba de forma suave el tono de Casilda.

¿Hijo ya te has levantado?, aún es muy pronto. Sí madre, en nada te acerco el desayuno, —contesto Regino.

Lo tenía todo dispuesto, solo le había dado tiempo a comprar un pequeño adorno sonoro para la ventana, pero lo suficiente para alegrar el espíritu de Casilda. Su vista ya no le permitía percibir las luces, aunque sí los otros sentidos, los cuales se habían ido desarrollado con el tiempo.

Leer más

la buena suerte

La buena suerte. Rosa Montero

¿Existe la buena o mala suerte? Es una pregunta que a la autora de esta novela se le ha formulado en las distintas entrevistas concedidas para hablar de la misma.

Y es que Rosa Montero ha logrado siempre engancharmecon su obra, y me quedo con este titular ante una visita que realizó a The Pennsylvania State University: “Rosa Montero ante la creación literaria: escribir es vivir”, Javier Escudero y Julio González.

Recientemente, también le he escuchado comentando esta novela que está un poco cansada de relatar el origen de la misma, pero ya lo indica, va en la promoción, aunque ella no lo necesite y sea algo más la editorial. Ahora bien, para sus lectores nos ayuda a conocer mejor la génesis y el porqué de sus obras.

Pues bien, vamos con esta nueva novela.

Leer más

La mejor noche de mi vida

A ti, por esa tarde.

Tenía en la cabeza esta canción hace tiempo. Quería escribir una entrada aquí con ella pero otras cosas la han retrasado. No obstante, aquí estamos. Ella y yo.

Este tema de Pablo López, La mejor noche de mi vida, de su primer disco: Once historias y un piano comienza dicendo:

Entre la felicidad y la desesperación la carretera es muy corta”

Y así es.

El dolor crónico me muestra eso demasiado a menudo. Aunque ronde más el pueblo de la Desesperación, muchas veces me encuentro en una montaña rusa porque algún gesto, el que me cuiden, hablar con una amiga o valorar lo que hago me enseñan esa cara de la felicidad difuminada pero felicidad al fin al cabo. Y subo y bajo en el mismo día varias veces.

Leer más